26 de mayo de 2014

Consumidos por el caos (Consumed)




En Divinity dan un montón de programas que me encantan, me gustaría seguirlos todos pero es imposible, así que los que más me gustan los veo en Internet para ver todos los episodios. Ya os hablé del programa Desorden Extremo, y hoy os hablo de otro, Consumidos por el caos. Es muy parecido al otro, solo que cambia un poco el método. En el primero, Peter Walsh hace sacar todos los objetos de las familias al jardín para decidir que es lo que se quedan y lo que no. En este, Jill Pollack utiliza el método de la terapia de choque, haciendo que las familias vivan con lo mínimo durante 30 días.

El programa empieza mostrando lo desordenados (o más bien dejados) que son los protagonistas del capítulo.

Las habitaciones están llenas de ropa tirada por el suelo:





En el salón es donde la madre enseña a sus hijos (no van al colegio). Así es imposible concentrarse:



Tiene un sofá dedicado solo a dejar la colada

El despacho del marido:


Y la habitación de invitados:



La terapia de choque consiste en dejarles quedar lo que hay en la mesa: una sartén, una cazuela, una toalla y cepillo de dientes por persona, etc. Además, cada uno tiene que llenar una maleta con ropa para 30 días. Finalmente, tienen que elegir 10 cosas no esenciales (juguetes, ordenadores…) para toda la familia. 



Las otras cosas se las llevan a un trastero



Jill les enseña un sistema para que toda la familia colabore en las tareas de casa: una tabla de tareas (chores) con lo que hay que hacer y quién se encargará de ello.


La mujer acumula muchísima ropa de los niños de cuando eran pequeños, tiene 35 cajas grandes de ropa, así que lo primero que hacen es decidir qué se quedan


Tienen 2 horas para arreglarlo todo. Lo que hacen es separar 10 piezas de ropa y de esas 10 quedarse con 5.


Finalmente las 35 cajas quedan reducidas a una por persona (5 en total)


La limpieza final



La familia se enfrenta a este montón de cajas, que distribuyen las cosas que hay en ellas en tres montones: donar, tirar, guardar.

Como hay tanto, lo que hacen primero es una limpieza exprés: 15 minutos para mirar por encima todas las cosas. Es buena para decidir que hacer con los objetos grandes.

Y después de esta limpieza tan a fondo, la casa queda así:


La sala de estudio (lo de la mesa con los cajones debajo es una buena idea)


No me gustan esas cortinas arrastrando, se llenan de polvo al moverlas


La habitación de invitados:


La elíptica que se ve al fondo en la primera foto hace más de un año que no la utilizan porque no pueden llegar a ella. Quieren usarla pero no pueden. Cuando Jill les hace escoger los 10 objetos no esenciales para pasar esos 30 días, deciden quedársela 


Y la habitación de matrimonio

¡Menudo cambio ha hecho esta casa, no parece la misma!


¿Conocíais este programa?


¡Hasta pronto!

4 comentarios:

  1. Sí, y precisamente ví ese capítulo que pones paso a paso. El título desde luego le va como anillo al dedo, no sé cómo pueden llegar a ese extremo de desorden diogenero.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. madre mia! pero como se pued vivir asi? menudo cambio! no conocia el programas, a ver si algun dia coincide que lo este echando y puedo verlo

    ResponderEliminar
  3. Es que mira que em posa nerviosa tot això!!! jajajajaja
    No puc soportar aquests desordreeeeeeee!!!!

    Muuuakis

    ResponderEliminar
  4. Creo que he visto los dos programas de Divinity que van sobre esto, ¡y alucino! ¿Cómo pueden llegar a ese extremo? Mira que he visto casas algo desorganizadas, pero esto ya es demasiado. Me gusta ver los consejos que les dan para organizarse o para desprenderse de cosas :)
    Besos.

    ResponderEliminar