8 de julio de 2015

Mis odios confesables en el gimnasio

Hoy he decidido cambiar el tema de "Mis odios confesables" y hacerlo sobre el gimnasio, que es un sitio donde también hay muchos odios, o por lo menos yo los tengo. Y es que hay cada espécimen por ahí... y generalmente son mujeres, en mi gimnasio los hombres pasan bastante desapercibidos, seguramente porque donde voy yo (yo solo hago actividades, no voy a las máquinas) hay muchas mujeres y pocos hombres.


1. Las que van de guapas: ...y son más feas que pegarle a un padre. A veces siento que estar en el gimnasio es una competición constante para ellas, hasta el punto de que el ejercicio para ellas es secundario, que van ahí simplemente a lucirse (¡¡¡he visto a más de una con falda!!!) y no prestan ni atención a los movimientos, lo que lleva a...

2. Las que se lucen: ¿hace falta bailar zumba como si estuvieras en medio de la pista de baile de una discoteca? NOPE. Yo he llegado a ver a una en Zumba moviendo el culo como si no hubiera un mañana, además en plan guarrete y todo. Por favor...

3. Las VIP's: y lo más triste es que eso es lo que ellas se creen que son, que ahí todos somos iguales y pagamos la misma cuota. Llegan a la clase en honores de multitud, saludando a todas las de su grupito y poniéndose siempre en el mismo sitio , generalmente delante, como si fuera suyo. Y si cometes el gravísimo error de colocarte en él, te echan sutilmente acaparándolo todo. Normalmente se mueven en manada:

4. El grupito de las VIP's: ni sueñes en entrar. Si te hablan, es para decirte que te apartes (me ha pasado). No quiero ser radical, pero en mi gimnasio están formados por cuarentonas que necesitan ser el centro de atención. Les gusta ponerse juntas y llamar la atención del monitor en todo momento, ya sea gritando, hablándole al final de la clase, porque se creen su BFF.

5. Las que se creen que son amigas del monitor: son bastante patéticas. No dejan solo al pobre hombre ni un segundo. Si lo ven fuera esperando a que acabe la clase anterior, lo abordan como hienas. Y si él no está, hablan de él con los demás como si lo conocieran de toda la vida. Y cuando acaba la clase, hacen cola para contarle su vida.

6. Las que se lo intentan ligar: este año entró un monitor nuevo y en su primer día sentí vergüenza ajena, de verdad. Una se fue a mitad de la clase y le dio dos besos, flipante... La otra preguntándole cosas, en plan coqueto. 

7. Los monitores que intentan ligar: también se da el caso opuesto, cuando es el monitor el que dice algo a alguna, lo que hace que a ella se le suban los humos hasta la luna. Eso también lo he vivido, presencié algunas escenas bastante patéticas por parte de dos alumnas que fueron piropeadas por el monitor. Él les dijo Barbie a dos (cosa que yo tampoco veo bien, parece que ningunea a los demás) y ellas los días siguientes fueron ahí prácticamente a buscarle, con tops cortos, poniéndose delante para ser vistas, etc. Él supongo que se dio cuenta y pasó un poco de ellas a partir de entonces, sobretodo de una (la más fea jajaja), ahora va a por otras descaradamente, y eso que está casado, que lleva una alianza...

8. La que tiene la taquilla justo a tu lado: cuando has logrado sobrevivir a todas estas cosas y a los ejercicios, vas a ducharte. Pero ni ahí te dejan tranquila, porque cuando has salido de la ducha y te estás empezando a cambiar, aparece la que tiene la taquilla justo al lado de la tuya, con lo que tienes que recoger toda la ropa que tienes esparcida, y cambiarte en un espacio minúsculo. Eso, o te cambias de taquilla y te vas a la otra punta, corriendo el riesgo de que aparezca la dueña de al lado de la otra taquilla.

9. Las que llegan tarde y se ponen delante: eso me ha pasado, y me tuve que controlar para no soltarle alguna bordería. Yo estaba enfrente del espejo, me gusta porque así puedo ver si hago bien el movimiento, y llega una y se coloca justo delante mío.

10. Que se me peguen: no soporto que se me peguen al lado como lapas, será que no es grande la sala del gimnasio... Y para hacer Body Combat no podemos estar unos pegados a los otros, porque luego cuando vienen las patadas tienes que ir con mil ojos para no darle a alguien. Y cuidado si se te pega una VIP al lado, aunque haya sido ella la que se te ha pegado a ti, te dirá que te apartes tú, como hacen en mi gimnasio.


¡Pues espero que os haya gustado el post y que os hayáis reído un rato! ;) Las fotos no es que sean muy buenas, ¡pero no quería dejar el post sin fotos!

Y contadme, ¿en vuestro gimnasio también pasan estas cosas?


¡Que paséis un buen día!


14 comentarios:

  1. jajajaj, lo primero te paso la entrada de Sandry http://elmundodesaandry.blogspot.com.es/2015/07/10-cosas-que-no-debes-hacer-en-la-ducha.html para que te rias un poco

    Y respecto a tu entrada, te dire que estoy de acuerdo en la mayoría. Lo de las que coquetean con el monitor o el monitor que se frota con cualquier esquina,,,diox! lo he visto en los 2 gimnasios que he ido.
    Respecto a maquinas, yo iba a maquinas y a pesas y odio a los fuertecitos que para levantar un peso emiten ruidos (o gemidos). Vamos a ver, si no puedes con tanto peso, quitate un poco, no me gusta escuchar tus ruidos
    Las que van maquilladas, yo alucino, ¿como tendren la piel? mejor ni imaginarmelo

    Y ya no sigo, que sino hago otra entrada

    ResponderEliminar
  2. Yo antes, cuando iba al gimansasio, iba a máquinas y eso también es un mundo aparte. Desde la que se pone en la máquina para hablar con la amiga y no te deja aunque le hayas dicho algo o la que se sienta para hablar con el móvil sin hacer nada. Para eso siéntate en un banco en el parque.
    También estaban las típicas niñas maquilladas e hiperarregladas que se iban paseando por ahí sin hacer nada y que luego seguían a los monitores.
    Vamos que el gimnasio es un mundo jajajaj

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa!
    Ay, me parto con esta entrada xD
    Yo he dejado atrás a esta fauna ya porque nunca me he encontrado a gusto en los gimnasios
    Madre mía, las que llevan falda tiene lo suyo, pero las guarronas de Zumba...en fin. Bueno yo cuando me enteré de lo que era zumba dije: vale, en la vida entro ahí xD
    Que gracia lo de las VIPS tambien, me recuerda a las películas estas de instituto americano y sus grupitos intocables, jaja
    Lo de que la gente va al gimnasio a ligar ya es toda una leyenda, pero que el que entre sea el monitor, tiene delito
    Y yo que tu le soltaba una patada a una de las vips que se pegan y alegas que ha sido un accidente xD Es que que morro, no se puede ir por ahí echando a las demás que han llegado antes, que se aguanten.
    Un beoste!!

    ResponderEliminar
  4. Jajaja m'encanten els teu post de la llista de coses que odien...i és que el gimnàs dóna per a molt! Jo anava a fer màquines i peses i no podia amb els tios hipermusculats que aixecaven peses gegants com qui res...al costat meu que tenia una feinada per fer els exercicis amb peses molt més petites! Quina barbaritat de testosterona i de xuleria...hem posava negra!
    Un petonet

    ResponderEliminar
  5. Ay Marta es que la gente tiene un morro que se lo pisa y se cree que el gimnasio es suyo, jaja. Tendrán poca vergüenza! Y bueno, las arregladas y las maquilladas las hay en todos lados, pero al menos eso no molesta a las demás personas (como la que parece que necesita toda la sala de taquillas para poner sus cosas, que eso sí me ha pasado).
    Por cierto, ya me he leído un libro de Megan Maxwell!!
    Bsitoss

    ResponderEliminar
  6. Jajajaj, me parto!!!!! No sé si quedarme con las guarras del zumba, las vips, las Barbie que luego acosan al monitor, las que van en falda...me he reído mucho. Un besín.

    ResponderEliminar
  7. Jajaja, sí que me he reído un rato! qué gente hay por todos lados XD!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Creo que nos pasa a todas jajajaajaj.
    Una intentando ser discreta pa no pasarse con los movimientos y otras que lo hacen aposta...
    Es un mundillo lo del gimnasio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. ajajajajja un post divertido, aunque en mi gimnasio me pasan pocas cosas de estas... Es pequeño y sencillo, yo no hago casi nunca clases dirigidas porque soy un pato mareado y al revés que tu mi tiempo lo paso en las maquinas, la bici, la elíptica, la cinta de caminar.... No hay mucho grupillo y me gusta ir en horas que no hay nadie porque estoy muy tranquila. Como trabajo los fines de semana me puedo permitir ir un martes a las 16h que no hay ni DIOS.

    Tampoco he conocido a nadie y no hablo con nadie. Hago mis rutinas y me piro.
    Es poco peliculero pero me ha hecho gracia como lo has planteado.

    un beso!

    ResponderEliminar
  10. Me pareció muuuy divertido tu post, pero nunca he ido a un gym jajaja asi que no podría opinar al respeto, pero de todos modos me hizo reir. Besitos!

    ResponderEliminar
  11. Hola guapa =)

    Me he reído un montón leyendo tu post. ya que hace años fui a un gimnasio femenino, y en alguna ocasión viví alguna situación similar. De normal había buen rollo, pero a veces...se notaba tensión en el ambiente, como bien dices "las que se creen guapas" "las que bailan al estilo guarrete" y "las que se quieren ligar al monitor" jajaja todo muy verídico!!!

    En fin, una vez se acaba la clase cada una se va a su casa y a seguir su vida, quizás para ellas el gimnasio sea una prioridad, y para las demás es algo complementario, de ahí a que vayamos solo hacer deporte e intentar pasar un buen rato sin pisar a nadie.

    Un besico
    www.upciencia.com

    ResponderEliminar
  12. Falta las que se hacen fotos en el espejo del baño para que el mundo entero se enteren que han estado en el gimnasio xDDD ¡Muy buen post, divertidísimo! :D

    Un besazo ^^

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja. El gimnasio es como otro mundo. Se ve cada cosa... Yo he llegado a ver una tía que no hacía nada. Se pasaba el día paseando entre las máquinas y en el baño. ¡Nunca lo llegué a entender!
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Hhahaha si que me río con estos post, yo detesto que se me peguen o que una grandulona que llega tarde se haga adelante y no me deje ver el paso y que yo me pierda gggrrrrrrrrrrrrr que carajos. Besotes.

    ResponderEliminar